Animal Defenders International

 

Animal Defenders International

5. Agrupación social inadecuada y aislamiento

Posted: 30 May 2008

1

Es sumamente importante alojar a las especies en grupos apropiados. Para muchas especies, la vida social proporciona más beneficios que el encontrar alimento o evitar la depredación. La vida social es una fuente principal de estímulo y enriquecimiento. En muchas especies representa una fuente constante del estímulo mental que involucra una complejidad de tal variedad, que los encargados de los animales no pueden sustituirla por ninguna forma de enriquecimiento ambiental (Young, 2003).

Los cambios en los grupos sociales y sus dinámicas, al igual que el retirar a un animal para su entrenamiento, exhibición o transporte, puede conducir a períodos del aislamiento social o puede poner a los animales en contacto con grupos nuevos. A menudo, los animales son intercambiados entre varios circos o prestados a otro circo para una temporada, causando la interrupción de grupos sociales, a largo plazo.

A menudo especies sociales, como los elefantes, son mantenidos aislados mientras que otros animales que son naturalmente solitarios, como los tigres, usualmente son alojados en grupos (Nevil y Friend, 2003).

5.1 Aislamiento social y separación de su propia especie

Los efectos perjudiciales de la privación social y de la separación han sido extensamente documentados en muchas especies y se conoce que puede ser causa de indicaciones de estrés fisiológicas y de comportamiento (Tarou et al., 2000).

  • En un estudio sobre la separación social de jirafas, un macho fue removido de la compañía de sus dos compañeras femeninas. Las hembras mostraron comportamientos de protesta, incluso un aumento de actividad, comportamientos estereotípicos y aumentaron el contacto entre sí. También mostraron una disminución del uso de su hábitat. Estos resultados fueron consecuentes con las conclusiones de estudios de otras especies, en particular de primates no humanos. En tales estudios, el primer cambio en el comportamiento es la protesta, caracterizada por un aumento en la vocalización, movimientos y comportamiento estereotípico, contacto mutuo y sostenimiento si el animal estaba alojado grupalmente durante la separación. No se conoce que las jirafas sean animales muy sociales en la naturaleza, aún así su aversión a esta clase de separación social demuestra que una estructura social compleja no es un requisito previo para los vínculos sociales (Tarou et al., 2000)
  • Un estudio sobre osos de anteojos, identificó el comportamiento estereotipado mediante el sacudir reiterativo de la cabeza a consecuencia de la frustración social cuando se les impide relacionarse con otros osos que estaban en la proximidad cercana (Fischbacher y Schmid, 1999).
  • En la naturaleza, los elefantes viven en grupos y demuestran un comportamiento social complejo. La agrupación natural tanto de los elefantes africanos como de los asiáticos como una unidad familiar y los vínculos sociales entre sí son muy fuertes (Macdonald, 2004). No es posible crear tales unidades familiares en los circos, donde las agrupaciones de elefantes son variadas y cambiables. Un estudio sobre los elefantes de circo concluyó que la oportunidad limitada para el contacto social era el factor principal para las conductas estereotípicas de las hembras elefantes asiáticas (Kirkden y Broom, 2002).
  • Los cochinillos que fueron aislados mostraron un incremento en el tiempo que permanecen sentados, emitiendo zarpazos y en las tentativas de fuga. Al igual que una disminución en la actividad, el juego y el interés en objetos nuevos. Todos estos cambios reflejaron los impactos negativos en el bienestar de los cochinillos (Herskin y Jensen, 2000).
  • La separación social del ganado indujo peleas y aumentos grandes en la vocalización, el ritmo cardiaco y las concentraciones de plasma cortisol. La mera presencia de otro ganado era suficiente para evitar la lucha y la vocalización, independientemente de la identidad de los compañeros animales, lo que muestra que vínculos no específicos pueden desarrollarse entre vacas individuales y sus compañeros (Boissy y Le Neindre, 1997).

5.2 Proximidad forzada a otros animales

En la naturaleza, los tigres son animales solitarios que únicamente se juntan para el apareamiento. Un estudio sobre tigres de circo describió que luchas severas pueden presentase cuando se transportan tigres circenses en grupos (Nevill y Friend, 2003). ‘Un mayor movimiento’ en la parte de atrás de un camión es indicativo de enfrentamientos, usualmente es percibido por el conductor.

Cuandoquiera que esto sucedía, el método de parar la lucha era ‘la repentina aplicación de los frenos,’ que haría que la lucha se parara hasta que el camión pudiera ser aparcado, y un tratante podía separar a los tigres. Esta situación es claramente inaceptable.

Con frecuencia, los circos itinerantes reúnen especies diferentes de grandes felinos e incluso han creado un híbrido de tigre- león, llamándolo un “ligre". La unión de especies diferentes de grandes felinos puede conducir a la agresión seria, como cuando un tigre macho atacó a una leona, causándole heridas muy serias.

Los estudios sobre las especies rumiantes cautivas, han demostrado que la densidad social aumentada puede producir una competencia por los recursos, sobre todo por el alimento. Esto a su vez, podría aumentar las probabilidades de lamido estereotípico (Bashaw et al., 2001).

5.3 Agrupación inapropiada con otras especies

En el caso de los circos, además del sufrimiento derivado de los efectos del aislamiento, los animales también son forzados a vivir cerca a otras especies. El sufrimiento se incrementa cuando la otra especie es un depredador natural o presa del animal en cuestión, como se documenta en las observaciones de ADI.

Por ejemplo, en un caso se ubicó a un venado rojo cerca al ganado y a unos cerdos. El venado se mantuvo tan lejos de ellos como fue posible y generalmente se portó más activo, demostró interacciones agonísticas y presentó niveles elevados de concentración de plasma cortisol. A pesar de la familiaridad previa de algunos venados con el ganado, los “animales más experimentados” no se habituaron al grupo usual. De hecho, la evidencia sugiere que la exposición previa al ganado hizo que los venados rojos los rechazaran más. (Abeyesinghe et al., 1997).

Al igual que otros ungulados, los ciervos han desarrollado una distancia de fuga naturalmente exagerada como un método de adaptación para escapar a los depredadores. En un espacio confinado, donde los ciervos son alojados cerca de otras especies, no se puede impedir que otros animales entren en su ‘zona de fuga.’

Obviamente, los rumiantes y los omnívoros como los cerdos no presentan ninguna amenaza predadora para los ciervos, pero si pueden presentarse como amenazas en otras áreas. En primer lugar, para ellos los ciervos no son familiares y son percibidos como una amenaza potencial. En segundo lugar, puede haber competencia por los recursos. En tercer lugar, las especies diferentes han desarrollado medios de comunicación especializados para comunicarse mutuamente. La imprevisibilidad del ruido de otras especies y la incapacidad de leer señales de cada uno puede causar problemas en grupos de especies variadas (Abeyesinghe et al., 1997).

5.4 Proximidad cercana de otros predadores y especies presas

Las especies de presa se han adaptado para reconocer, evitar y defenderse contra depredadores (Apfelbach et al., 2005). Sin embargo, debido a las restricciones de un circo itinerante, los animales como caballos, otros ungulados y animales más pequeños son expuestos con frecuencia a uno o varios depredadores, como perros, tigres, leones y osos. Los depredadores, también pueden frustrarse y estresarse por la presencia de especies de presa, las cuales ellos son incapaces de cazar o matar, o de depredadores competidores, contra quienes ellos no pueden competir.

  • Los estudios sobre los cambios en el comportamiento mamífero al exponerlos ante depredadores, han mostrado respuestas de ansiedad y cambios permanentes en los circuitos neurales del cerebro (Adamec et al., 2005).
  • Muchas especies mamíferas son sensibles a los olores de su depredador. Una investigación reportó que las hembras roedoras expuestas a tales olores pueden haber dado a luz a camadas más pequeñas. La exposición temprana a tales olores, puede dificultar el desarrollo normal. La lista larga de especies mamíferas que evitan los olores de depredador, incluyen a roedores y ovejas (Apfelbach y al., 2005).
  • Los efectos en el comportamiento de los animales expuestos a los olores del depredador, incluyen actividad inhibida, la supresión de comportamientos no defensivos, como explorar, alimentarse y acicalarse, y el cambio a hábitats o locaciones seguras donde tales olores no están presentes (Apfelbach et al., 2005).
  • Incluso, animales estrechamente relacionados, pueden rechazar la presencia de otras especies. Un estudio en un zoológico que investigó el bajo desempeño reproductivo de pequeños felinos exóticos en cautiverio, indicó que la mayor parte de estos gatos son solitarios en la naturaleza. Sin embargo, en el cautiverio estos gatos son rutinariamente alojados en parejas y manejados en proximidad cercana a otras especies de pequeños gatos y de otros felinos más grandes, que pueden ser percibidos como depredadores potenciales (Mellen, 1991) o competidores de recursos y territorio. Los felinos intentan evitar el contacto con otros gatos y muestran comportamientos anormales y de estrés cuando los competidores usurpan su territorio. Esta razón fue citada como una posible causa de la carencia del éxito reproductivo de esta especie en cautiverio.

© Animal Defenders International 2019