Animal Defenders International

 

Animal Defenders International

3. Transporte

Posted: 30 May 2008

1

Por regla general, los animales circenses pasan períodos frecuentes y largos de transporte en remolques. Durante una típica temporada circense, los circos visitan varias ciudades diferentes por todo el país, cubriendo miles de kilómetros y quedándose en cada sitio por tan sólo unos días. Los animales deben soportar estos viajes continuos y un ambiente inestable por toda su vida.

Un estudio científico que evaluó la investigación sobre el transporte de caballos, concluyó: “Aunque algunos caballos se adapten para el transporte mucho mejor que otros, el transporte esta generalmente se asocia con tasas inferiores de reproducción, una mayor frecuencia de enfermedades, una reducción temporal de la capacidad atlética y la modificación de muchos otros rasgos fisiológicos que son indicativos de estrés.[…] Los caballos transportados pueden ser sometidos a una gran variedad de situaciones potenciales de estrés, incluyendo el aislamiento de sus compañeros de manada, proximidad forzada a caballos desconocidos o agresivos, alrededores nuevos o amenazantes, la exposición a nuevos patógenos, la restricción de patrones de actividad normales, la adopción de una postura anormal forzada, extremos en temperatura, privación de agua y comida, y soplo de polvo u otras partículas. Por mucho tiempo, el transporte ha sido asociado con la morbilidad de los caballos” (Friend, 2001).

Estos problemas se presentan en una amplia variedad de especies, por duraciones variadas. Tales condiciones de transporte, son un elemento fundamental dentro del circo itinerante, lo que sin duda constituye un problema serio de bienestar animal.

3.1 Especies Exóticas

A continuación presentamos unos ejemplos relacionados con los efectos del transporte en las especies exóticas.

  • Durante un viaje de 30 minutos, unas alpacas sufrieron un desorden hormonal potencialmente peligroso llamado hipercortisolemia (el síndrome de Cushing). Cuando el viaje terminó y las alpacas volvieron a estar en una locación familiar, tardaron 4 horas para que sus niveles hormonales de cortisol volvieran a la normalidad (Anderson et al., 1999). Los animales de circo, son frecuentemente transportados por períodos más largos y, a diferencia de las alpacas, son transportaron a locaciones desconocidas.
  • Durante el transporte, los tigres de circos demuestran una amplia variedad de comportamientos anormales y estrategias de adaptación. Uno de los comportamientos estereotípicos más comunes es caminar de un lado a otro, un estudio reportó que este comportamiento aumentó a medida que el tiempo del viaje se hacía más largo (Nevil y Friend, 2003 y datos de ADI).
  • Un estudio sobre rinocerontes negros cautivos, demostró una relación entre el transporte y el desarrollo inmediato de una enfermedad de la piel (Munson et al., 1998).
  • Se conoce que muchas especies pueden sufrir de “miopatía de captura,” un síndrome que ocurre en mamíferos salvajes y aves, libres o cautivo, asociado con el estrés derivado de la captura, restricción y el transporte. En muchos animales, el síndrome está caracterizado por depresión clínica, rigidez muscular, carencia de coordinación, parálisis, acidosis metabólica y la muerte (Montanè, 2002).

ADI ha filmado comportamientos estereotípicos en casi todas las especies de animales de circo, incluyendo caballos, ponis, llamas, camellos, jirafas, elefantes, leones, tigres, osos, entre otros.

3.2 Especies Domésticas

Hay numerosos estudios relativos a los efectos del transporte en caballos y en otros animales usados en la agricultura; estos datos también se aplican a animales en circos itinerantes.

3.2.1 Caballos

Existen pruebas sustanciales que demuestran que los caballos sufren durante el transporte. El veterinario equino y conductista experto Doctor Paul McGreevy analizó el transporte de caballos en su libro Comportamiento Equino: una Guía para Veterinarios y Científicos Equinos (2004):

“Durante el transporte terrestre, los caballos se preparan y en prevención adoptan ciertas posturas (notablemente una amplia postura baja). Los esfuerzos de los caballos para ajustar su postura continuamente durante el tránsito, refleja tensión muscular y emocional, relacionada con condiciones de las vías y el comportamiento de los conductores. Todos estos esfuerzos son fácilmente evaluados monitoreando su ritmo cardiaco durante el transporte. Los caballos tuvieron un ritmo cardiaco más alto cuando estaban en un vehículo móvil que cuando se encontraban en un vehículo estático, y aunque durante un viaje terrestre los ritmos disminuyeron considerablemente, estos no retornaron a sus niveles de descanso. La tensión de transporte puede aumentar la susceptibilidad a enfermedades, incluso el virus de herpes equina e infecciones de salmonelosis.”

  • Un estudio sobre los efectos del transporte de 24 horas en caballos demostró, que “la concentración del plasma del cortisol aumentó durante la carga y durante las 3 primeras horas del transporte y siguió elevándose a lo largo de las 24 horas alcanzando su punto máximo a la terminación del transporte […] después que el [factor] que produce el estrés (es decir, el transporte) cesó, los niveles de cortisol se redujeron dramáticamente” (Stull y Rodiek, 2000).
  • Muchos estudios demuestran que el transporte induce la pérdida de peso en algunos animales. En un estudio por Stull y Rodiek (2000), en el tránsito inmediato los caballos mostraron una pérdida de peso del 6%. Los investigadores pensaron que este podría ser debido “a disipación térmica, pérdida de sudor, y disminución en la llenura de los órganos digestivos durante el tránsito,” pero había todavía una pérdida de peso del 3 % luego de 24 horas después del período de transporte.
  • Los sistemas inmunológicos de los caballos se comprometen por los efectos de transporte. Stull y Rodiek (2000) concluyeron que esto podría causar un aumento en la susceptibilidad a enfermedades infecciosas. Otro estudio similar por Stull et al. (2004) encontró que un aumento en la concentración de cortisol, en los valores de los leucocitos y otros cambios fisiológicos, condujeron a la misma conclusión. Esto también reconoce que existe “una pequeña ventana de incertidumbre inmunológica que le sigue al transporte de largo plazo, aumentando el potencial de enfermedades infecciosas en individuos susceptibles.”
  • La agresión entre caballos aumenta durante el transporte, sobre todo cuando muchos caballos son transportados conjuntamente (Collins et al., 2000). Aproximadamente el 20 % de todos los caballos recibe algún tipo de herida durante el transporte, la mayor parte de ocurren en la cabeza y en la cara (Stull (1999) en Speer et al., 2001). Otro artículo resalta que “hay muchos incidentes de caballos agresivos que repetidamente muerden al equino que se encuentra a su lado, en un esfuerzo aparente para conseguir que se aleje.” (Collins et al., 2000).

ADI ha registrado pruebas de la agresión de caballos durante el transporte y en carpas donde hay establos. Algunos animales considerados como problemáticos, o potencialmente agresivos (como los sementales) son excluidos de tales recintos y por lo tanto pierden su oportunidad para ejercitarse.

3.2.2 Ganado


El ganado es un factor de estrés para el ganado (Fazio et al., 2005) que se refleja en una alteración del estado nutricional, el comportamiento animal, una reducción del peso corporal, disfunción inmune y una aumento de mortalidad (Coffey, 2001).

  • El transporte de largo plazo aumenta la secreción de ACTH (hormona adrenocorticotropina que es un regulador de la respuesta inmunológica), que tiene efectos negativos en el sistema inmunológico. Cuando el ganado era alimentado en un vehículo estático los niveles de ACTH se mantenían elevados y solamente bajaron hasta que fueron descargados, descansados y alimentados en el establo por 24 horas. (Dixit et al., 2001).
  • El estrés derivado del transporte induce un aumento en la actividad de la tiroides y suprarrenal, la cual es evidente hasta después de un viaje corto y sigue aumentando después del transporte de larga distancia (Fazio et al., 2005).
  • Los estudios también han encontrado que el transporte a largo plazo del ganado, causa un aumento del ritmo cardiaco y de la temperatura del cuerpo (Dixit et al., 2001).

3.2.3 Ovejas

El transporte compromete el bienestar de las ovejas. Algunos estudios han encontrado que las relacionadas con la carga al vehículo pueden ser particularmente estresantes.

  • Después de 2 horas y media de transporte terrestre, se observó un aumento de la temperatura nuclear de ovejas (Parrot et al., 1999).
  • Las ovejas mostraron un aumento del ritmo cardiaco y de los niveles de cortisol, en respuesta al transporte (Baldock y Sibly, 1990.; Cockram et al., 1996.; Pasillo y Bradshaw, 1998).

3.3 Los efectos del transporte en la reproducción

Los animales en los circos son transportados a lo largo de sus vidas, sin tener en cuenta edad, condición o estado reproductivo. El transporte de animales en estado de embarazo es una causa de sufrimiento y de problemas de salud, tal como ha sido discutido en la literatura científica:

  • Las yeguas embarazadas que fueron transportadas durante 9 horas, demostraron signos de estrés prolongado asociados con aborto o reabsorción de embarazos tempranos. Tales signos, fueron un cambio en la concentración del ácido ascórbico en el plasma y en los tejidos (Baucus et al., 1990a). El estudio también mostró que el transporte causó aumentos en la progesterona de suero y de cortisol, estos también son indicadores de estrés.
  • Por otro lado, 30 yeguas en celo fueron examinadas diariamente durante todo un ciclo normal. Las yeguas transportadas presentaron un aumento en las concentraciones de LH (hormona luteneizante que regula la liberación de progesterona y estrógeno) y un aumento de cortisol y en el plasma de ácido ascórbico. Este estudio concluye que el transporte de 12 horas induce “respuestas de plasma de ácido ascórbico y hormonales que son indicativas de tensión” (Baucus et al., 1990b).

Aunque comúnmente se cree que los caballos y otros animales se acostumbran al transporte, ADI no ha visto ninguna prueba científica indicativa de ello.

A juicio de ADI el someter repetidamente a un animal a una experiencia, no hace que la experiencia misma sea menos traumática. De hecho, esta situación puede hacer al animal más susceptible al trauma. Muchos de las publicaciones a las que hemos hecho referencia han estudiado los efectos de un viaje sencillo. No obstante debido a que los animales de circo deben soportar viajes múltiples y frecuentes, por lo menos algunos de estos efectos serán potencializados.

© Animal Defenders International 2019